“7:35” de Nacho Vigalondo es un cortometrage musical, con una historia comica y singular, “Nacho” hizo este cortometrage dado que se dio cuenta de que con secuencia aleatoria pero permanente le pasaban cosas un tanto extrañas a la misma hora, es divertido con un final comico tragico.