Publicado el

Plegarias atendidas, Truman Capote.


Truman Capote

Truman Capote

“Soy alcoholico. Soy drogadicto. Soy homosexual. Soy un genio”. Decìa Truman Capote sobre si mismo, poco antes de morir, en uno de sus ultimos textos. Y esa es la mejor descripcion que le queda, la del recorre mundos, la del hombre que fue confidente de los ricos y de los famosos, que de niño sufrio siempre los maltratos de los demás por no ser diferente, después de todo el siempre hubiera preferido ser mujer, y que, al final de su vida dejo a sus amigos y conocidos con el misterio más grande que podía tramar.

El misterio tiene un nombre: Plegarias Atendidas. Truman Capote prometió tenerlo listo a más no tardar, dos años despues de publicarse A sangre fria, la que algunos consideran su obra maestra. Pero la novela no apareció. Cada tantos años el contrato se renovaba y la novela no aparecía. Hubo rumores de que, tras la escritura de A sangre fria, Capote ya no volvería a escribir nada más, pero en 1974 sorprendió al mundo publicando tres capitulos de la mencionada novela: Moustrous imperfectos, Kate McCloud y La Cote Basquet, que componen la edicion presente del libro.

Y digo que componen la edicion presente, por que el libro completo nunca se encontró. Se dice que Capote lo destrulló antes de su muerte, o que lo escondió, o que nunca lo acabo siquiera, pero en sus paginas se escondian los secretos de los ricos y famosos, de aquellos que le dieron su amistad o su odio: sus amorios, sus verguenzas, sus más oscuras pasiones, narradas por P. B. Jones, una suerte de alter ego de Capote, un joven amoral y bisexual que siempre busca usar a los otros para su beneficio. Como el mismo Capote. Diria el mismo P.B. Jones: “He conocido a lagartos con esa sangre fria y nunca les he comprendido, aunque yo sea uno de ellos”.

A base de la publicacion de los capitulos los ricos y famosos dejaron de hablarle a Capote, haciendo que sus ultimos años de vida se volvieran una miseria.  Si la novela fué acaba, si a Capote no lo mandaron matar por decir cosas que no debía, son cosas que, como diria Joseph M. Fox, en el prologo del libro: Sólo hay alguien que conoce la verdad y ese alguien esta muerto. Que Dios lo bendiga.

>>Plegarias Atendidas, Truman Capote, Editorial Anagrama.

No te quedes callado deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s