Publicado el

“nadie murió por un error en el código“ (bug asesino)


Katty estaba feliz, veía crecer a su pequeña hija y su matrimonio parecía florecer cada día más. Nada podría hacer dudar sobre el futuro de su vida hasta aquella noche en la que descubrió una dureza en su mama derecha, luego de una reparadora ducha. Su cara cambió de repente y John se dió cuenta al instante. El mismo fué el que la intentó animar diciéndole que seguramente no sea lo mismo que lo que le había sucedía a su abuela. “Seguro es algo temporal, mañana iremos a ver al médico para estar seguros“.

No fueron tan alentadoras las palabras de William al día siguiente, el médico de la familia enseguida la derivó a un experto en la materia para que le haga estudios. Cáncer de Mama era el diagnóstico y días después ya había sido intervenida. “Menos mal que lo agarramos a tiempo argumentó el experto, el tumor era muy pequeño y no hubo metástasis. Luego de un par de sesiones del nuevo tratamiento con rayos podrás olvidarte de esto y seguir con tu vida”
(Imagen de ilustración – No corresponde a la Therac 25)

(Imagen de ilustración – No corresponde a la Therac 25)


A la semana Katty se presentó en el hospital de Ontario a recibir su primera sesión de rayos. Ella fué recibida muy amablemente y a los pocos minutos ya estaba acostada dentro de la camilla de la Therac 25, una máquina que según decían sus operadores “estaba haciendo maravillas”. Ella vió como el aparato comenzó a hacer una especie de vibración y se paró repentinamente, y vió una extraña cara de ansiedad en el operario. Luego de 10 segundos comenzó a vibrar nuevamente y como ella era nueva creyó que el ardor y la extraña sensación de descarga eléctrica eran normales. Katty siguió recibiendo rayos durante un tiempo hasta que su estado se volvió cada vez peor y a los pocos meses recibió la noticia de que extrañamente tenía un Cáncer fulminante en el pulmón derecho, justo a la misma altura donde recibía los rayos.

Katty murío a las pocas semanas y fué uno de los tantas víctimas del “bug de la Therac-25” y según dicen luego de este caso fue necesaria la elevación de los estándares de testeo y revisión de código en sistemas médicos. Esto sucedió hace más de 20 años y si bien a la fecha los sistemas de radiación fueron perfeccionados y un error de estos ronda lo imposible todavía muchos programadores de software alegan frases como “nadie murió por un error en el código“. Seguramente ellos no conozcan la historia de la Therac 25.

aqui el link de el articulo http://www.alt-tab.com.ar/morir-por-culpa-de-un-bug/

Anuncios

Acerca de Octavio Torrontegui

Forma y materia somos, en un iris de colores cromos.

No te quedes callado deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s