EL PAN SE APODERA DE LOS INDIGENAS.


Del inmenso dolor de Javier Sicilia ( y de todos los que en carne propia han sufrido la monstruosa narcoguerra de Calderón) surgió un liderazgo que ha unido verdaderamente a los mexicanos. Es un liderazgo del corazón, limpio, profundo, desolador, pero decidido a cambiar a un país destrozado por el gobierno y sus supuestos tres poderes. No hay ni a cual irle de ineptos (en el mejor de los casos). Están actualmente ocupados, con pocas excepciones, por gente tan incompetente como corrupta que se cree en posibilidad de seguir engañando a todos con el concurso de las televisoras, totalmente desprestigiadas entre los mexicanos pensantes, pero que siguen manejando una masa media que vive en babia y que no obstante el caos evidente del país, sigue bobaliconamente diciendo de Calderón: “no lo ha hecho tan mal”.

el-pan-se-chinga-a-los-indigenas